Consejos para desparasitar a tu gato correctamente

list En: Gatos En:

Un gato desparasitado es un gato sano, un gato feliz. Desparasitar a nuestras mascotas y protegerlas de parásitos internos y externos es muy importante tanto para el bienestar como para todos los miembros de la familia.

Desparasitar un gato no solo es imprescindible para eliminar cualquier tipo de parásito interno y externo, sino para prevenir futuras complicaciones de salud. 

Además, como te comentábamos, algunos de los parásitos que buscan beneficiarse de nuestras mascotas pueden ser contagiosos y dañinos para las personas.

Seguro que has escuchado hablar de la toxoplasmosis. Este tipo de enfermedad está producida por un parásito que afecta a los gatos, quienes pueden pasárselo a los humanos y causar esta grave patología de alto riesgo para embarazadas.

¿Cuándo debo desparasitar a mi gato?

Elegir el método adecuado para desparasitar a tu gato requiere buscar el más adecuado para tu pequeño amigo. Lo mejor es que te dejes orientar por tu veterinario y seguir las pautas que te indique.

Una correcta desparasitación de tu gato empieza desde que es un cachorro. 

Tu veterinario de confianza te recomendará iniciar el control de parásitos cuando el minino tenga entre 6 u 8 semanas de vida, aunque excepcionalmente puede ser necesario iniciar un tratamiento prematuro.

Desde ese momento hasta los 3 meses lo mejor es desparasitarlo cada 15 días. Igualmente, esto no deja de ser una pauta genérica, ya que el veterinario te aconsejará sobre el mejor procedimiento teniendo en cuenta dónde vive, el tipo de vida que tiene y su evolución.

La pauta genérica aconsejable es una desparasitación trimestral. 

Para valorar la frecuencia también debes tener en cuenta que las posibilidades de contraer algún tipo de parásito no son iguales en un gato doméstico que otro que tenga contacto con otros animales. 

Es estos casos es prudente incluso hablar de pautas bianuales ya que sus limitaciones de movimiento no implican  que un gato que viva en casa y no tenga acceso al exterior esté libre de ser morada de algún bichejo. 

¿Qué tipos de parásitos hay?

Existen varios tipos de parásitos, tanto internos como externos, que pueden complicar la salud de tu gato. 

Ya sea viviendo en su interior o adhiriéndose a su piel y pelo, un parásito se alimentará de tu mascota causando daños de mayor o menor gravedad.

PARÁSITOS EXTERNOS

Son fácilmente localizables sobre la piel, moviéndose alrededor de sus orejas y en las zonas de pliegue de las extremidades. 

Son habituales las pulgas, tremendamente molestas por su picor, aunque las garrapatas y los ácaros también son frecuentes y causan malestar y problemas en la salud de tu minino.

PARÁSITOS EXTERNOS

Los parásitos internos más comunes en los gatos son los áscaris o lombriz redonda. De hecho, es algo normal que los gatos padezcan este tipo de parásitos intestinales alguna vez en su vida. 

Por si no los has visto ninguna vez, los conocidos comúnmente como gusanos intestinales, son unas hebras de color crema que miden entre 4 y 8 cm de largo.

Si bien son los más comunes, no son los únicos que pueden contraer tus mascotas. Tu pequeño amigo puede infectarse de protozoos o gusanos, lombrices o gusanos del corazón.

La cantidad de parásitos y el tipo de los mismos determinará los síntomas específicos que presentará tu mascota. No obstante, existen una serie de síntomas significativos de la presencia de algún parasitador en el organismo del gato.

Tipos de productos antiparasitarios para gatos

Dependiendo del tipo de desparasitación que queramos aplicar, al igual que existen parásitos de adherencia interna y externa también existen dos tipos de productos antiparasitarios para gatos dependiendo del foco sobre el que vayan a incidir.

Una ventaja de la desparasitación externa es que la podemos aplicar no solo para atajar los problemas de parásitos de nuestro minino, sino que se puede realizar de forma preventiva.

ANTIPARASITARIOS EXTERNOS

Los métodos de desparasitación externa de gatos más comunes son:

Pipetas: se aplica en la nuca en forma de líquido para que el gato no pueda lamerlo y su durabilidad es de aproximadamente un mes. Algunos tipos de pipetas son de amplio espectro y realizan una desparasitación interna y externa.

Pastillas o comprimidos: con diversas presentaciones, algunos de ellos masticables, que actúan en la sangre para eliminar las pulgas al alimentarse del animal. Su efecto es inmediato y son muy recomendables para gatas embarazadas y gatitos.

Spray: su uso es sencillo e inmediato pero de escasa durabilidad (unas 2 semanas), además de que es completamente inocuo y el gato puede lamerse sin problema. Es un recurso útil para gatos a los que no es sencillo administrar pastillas.

Champú antipulgas: elimina los invasores indeseados que tenga tu perro si su calidad es la adecuada, pero no tiene utilidad como tratamiento preventivo. Se recurre a su uso como método complementario.

Collar antiparasitario: sus principios activos mantiene a ralla pulgas y garrapatas, impidiendo que se adhieran a su pelo, pero su eficacia para eliminarlas no es muy alta. Para que sea eficaz es necesario que contenga piriproxifen o metropeno. Su uso es complicado en animales que no están acostumbrados a llevar collar.

ANTIPARASITARIOS INTERNOS

Para combatir los parásitos internos existen diferentes opciones aunque ninguna de ellas tiene capacidad preventiva. Son tratamientos de aplicación regular que evitan las infestaciones en el organismo del gato.

Pastillas o comprimidos: su administración puede resultar compleja, dependiendo del carácter del minino. No es necesario disolverla en agua y su uso es quizás el más extendido.

Pastas orales: son unos líquidos pastosos que se administran por vía oral, directamente a la boca como.

Pipetas: se aplican en la nuca del gato, sin necesidad de extenderla por el resto del pelaje. Tal y como comentábamos, existen opciones de acción combinada externa e interna.

Inyecciones: no es un método muy utilizado y su administración la realiza el veterinario en casos concretos.

ANTIPARASITARIOS DE ACCIÓN DUAL

Como adelantábamos anteriormente, es posible combinar la desparasitación interna y externa del gato aplicando una pipeta a modo de tratamiento de acción y preventivo (exclusivamente externo, recuerda que a nivel interno no es posible anticiparse a los problemas). 

Actualmente hay muchos y muy diversos productos en el mercado para desparasitar correctamente a tu mascota. Consulta con tu veterinario para elegir el mejor antiparasitario para tu gato.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña