Consejos para desparasitar a tu perro correctamente

list En: Perros En:

Desparasitar a tu perro es sumamente importante. Un tratamiento adecuado contra parásitos internos y externos es fundamental para su salud... ¡y para la tuya!

Los parásitos que pueden alojarse en nuestros amigos de cuatro patas afectan negativamente en su salud y, en algunos casos, pueden transmitirse a los humanos. Una desparasitación periódica de tu perro es fundamental.

Si tienes alguna duda sobre cómo desparasitar a un perro, te recomendamos que sigas atentamente los consejos que vamos a darte para cuidar de la salud y el bienestar de tu peludo amigo de la mejor manera posible.

¿Cuándo debo desparasitar a mi perro?

Una correcta desparasitación pasa por la adecuada prevención y eso empieza en cuanto tu amiguito peludo es un adorable cachorrillo. Antes de la primera vacuna, entre las 3 o 4 semanas de vida debes realizar una primera desparasitación.

En ese momento, tu perro estará aún con lactancia o haciendo sus primeros pinitos con los alimentos sólidos, por lo que lo mejor es recurrir a un jarabe antiparasitario o unas gotas que harán más sencilla la administración del desparasitante.

El proceso de desparasitación debe repetirse quincenalmente hasta que tu perro cumpla los dos meses de edad, momento en que el tratamiento se aplicará dependiendo de su peso hasta completar el año de vida. 

Es conveniente fijar un calendario de desparasitación variable entre un mes y los tres meses en el que intervienen factores como la exposición del animal a agentes externos, el entorno en el que vive y si está en contacto con otros animales.

Consulta con tu veterinario sobre las pautas de desparasitación de tu mascota para que te asesore con respecto a vuestras circunstancias particulares (si vives en una casa con terreno o en un piso, si convive con otros animales, etc.)

Si has acogido o adoptado un perro que ya no es un cachorro y tienes dudas sobre su desparasitación lo recomendable es suministrarle un producto antiparasitario de forma preventiva antes de iniciar el calendario de vacunas.

A partir de su primer año, tu mascota ya es un perro adulto y su desparasitación dependerá de dónde vive y su estilo de vida. Para prevenir la presencia de parásitos, es recomendable aplicar el producto antiparasitario elegido una vez al mes.

¿Qué tipos de parásitos hay?

Que tu perro esté infestado de parásitos no solo puede significar que esté cubierto de pulgas o garrapatas. Por ejemplo, existen parásitos internos que se alojan en la zona del intestino y pueden alcanzar zonas como los pulmones o el corazón. 

La realidad es que existen muchos tipos de parásitos, tanto internos como externos, cuya afectación puede cronificarse si no es tratada a tiempo y afectar al organismo del perro causando problemas graves e incluso la muerte.

En base a las causas más comunes de parasitación en perros, existen dos tipos de desparasitación que atienden al tipo de parásitos: internos y externos. A continuación te mostramos los tipos de parásitos más comunes en los perros (que no los únicos).

PARÁSITOS EXTERNOS

Fundamentalmente distinguimos entre 4 tipos de “invitados no deseados”. 

Pulgas:

El archiconocido enemigo de nuestros amigos peludos, sabiamente simbolizado en dibujos animados como un minúsculo parásito saltarín que causa escozor y erupciones cutáneas. 

Ojo con este insecto que no solo busca parasitar a nuestra mascota sino que puede afectar a quienes convivan con el animal. 

Garrapatas:

De cuerpo rechoncho y blando, es un ácaro que “muerde” la piel de nuestro perro y chupa su sangre hasta que se sacia, causando enfermedades que pueden llegar a causar la muerte.

Ácaros:

Pequeños microorganismos causantes de lesiones en la piel tales como dermatitis o incluso sarna.

Mosquitos:

Especialmente agresivos en cuanto a transmisiones de enfermedades muy graves con desenlace de muerte. Puede resultar complicado detectar el ataque ya que el pelaje del animal dificulta la visión de la picadura. 

PARÁSITOS INTERNOS

En este caso son principalmente 3 tipos de inquilinos.

Gusanos redondos:

Los nematodos son el tipo de parásito interno más común aunque también el más fácil de eliminar. Si no se toman medidas pueden alcanzar los pulmones y causar serios problemas respiratorios.

Gusanos planos:

Denominados cestodos, se alimenta y reproduce en el intestino del animal aunque tiende a intentar colonizar otros órganos como el corazón. Te sonará de este grupo la conocida “tenia”.

Giardias:

Este tipo de parásito es más complejo de eliminar que los gusanos redondos o planos. Las lambias intestinales se reproducen a velocidad vertiginosa y pueden dejar a tu perro anémico en tan solo unas semanas.

Conviene ser muy prudente y tomar medidas para desparasitar correctamente a nuestra mascota tanto interna como externamente.

No atender debidamente a los protocolos antiparasitarios puede traer serias consecuencias para la salud no solo de tu perro sino de las personas que convivan con él, especialmente si se trata de niños debido al alto nivel de contagio.

Tipos de productos antiparasitarios

Actualmente hay muchos y muy diversos productos en el mercado para desparasitar correctamente a tu mascota. 

Dependiendo de tus circunstancias y de las recomendaciones veterinarias es posible elegir entre un tipo de protección externa, productos antiparasitarios internos o la combinación de ambos en un comprimido de una única toma.

ANTIPARASITARIOS EXTERNOS.

Si prefieres separar las medidas preventivas y aplicar un tratamiento externo a tu perro diferente al producto antiparasitario interno tienes diversas opciones.

Spray:

Su efecto es inmediato pero de escasa durabilidad. La eficacia de este producto dependerá de su frecuencia de uso.

Champú antipulgas:

Elimina los invasores indeseados que tenga tu perro, pero no los que lo invadan después. Es un método complementario de eficacia momentánea.

Collar:

Sus principios activos mantiene a ralla pulgas y garrapatas durante un período aproximado de entre dos y ocho meses dependiendo de sus componentes.

Pipetas:

Se aplica en la nuca en forma de líquido para que el can no pueda lamerlo y su durabilidad es de aproximadamente un mes. No es conveniente bañar al animal entre 24h antes y 24h después de su aplicación.

Pastillas:

Comprimidos con diversas presentaciones, algunos de ellos masticables, que actúan como acaricidas e insecticidas.

ANTIPARASITARIOS INTERNOS.

Para combatir los parásitos internos existen diferentes opciones. Son complementos alimenticios que evitan las infestaciones en el organismo del perro.

Pastillas:

Comprimido de amplio espectro que se utiliza para la desparasitación interna del perro.

Comprimidos masticables:

Antihermínticos para el tratamiento de infestaciones de gusanos internos fácilmente administrables por su sabor y textura masticable.

Jarabes:

De idéntico uso que los anteriores sistemas pero fácilmente administrable a cachorros o perros con dificultades para tragar un comprimido o morder una pastilla.

ANTIPARASITARIOS DE ACCIÓN DUAL

La administración de productos antiparasitarios internos y externos puede no ser coincidente o engorrosa, por lo que a veces algunos dueños de mascotas eligen la doble protección mensual en comprimido masticable.

Con este producto se protege al perro de parásitos externos e internos en una única toma. La elección o no de esta opción también es conveniente que la consultes, al igual que las anteriores, con el veterinario que realiza el seguimiento de tu perro.

La salud de tu perro pasa por la prevención y el tratamiento antiparasitarios. Tener a ralla a los parásitos evitará problemas de salud de nuestra mascota y contagios con los humanos. Consulta con el veterinario la mejor manera de cuidar a tu amigo peludo.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña