• Precio rebajado
Valla Invisible Dogtrace D-FENSE 101 hasta 1200 metros

Valla Invisible Dogtrace D-FENSE 101 hasta 1200 metros

199,00 €
169,00 € descuento de 30,00 €
Impuestos incluidos

Valla invisible Dog trace Evita que el perro traspase los límites de la finca, se acerque a la piscina o penetre en el huerto. Protege cualquier zona de la finca, incluida la casa, sin estorbar el paso de vehículos o personas.

  • Ajustable a instalaciones de hasta 1200 metros de perímetro.
  • Para perros de cualquier peso.
  • Se pueden añadir tantos collares como se desee.
  • 3 años de garantía.

PRODUCTO BLACK FRIDAY

15% DESCUENTO EXTRA AL FINALIZAR EL PEDIDO
Cantidad

Valla Invisible Dogtrace D-FENSE 101 hasta 1200 metros

Evita que el perro traspase los límites de la finca, se acerque a la piscina o penetre en el huerto.
Protege cualquier zona de la finca, incluida la casa, sin estorbar el paso de vehículos o personas.

Ajustable a instalaciones de hasta 1200 metros de perímetro.
Para perros de cualquier peso.
Se pueden añadir tantos collares como se desee.
3 años de garantía.

TRANSMISOR:
· Zona de advertencia: ancho ajustable de 0,4 a 5 m.
· Zona de corrección: ancho ajustable de 0,3 a 1,5 m.
· Alimentación, conectar a la red eléctrica.

COLLAR:
· Sumergible.
· Dimensiones: 62x42x32 mm. (largo x ancho x alto)
· Peso: 65 g. (caja y pila)
· Funciona con una pila de litio de 3V (CR2).
· Duración de la pila: 6 meses en modo standby.
· 8 niveles de estimulación.
· Ajustable, de 20 a 70 cm.

CABLE (ANTENA):
· Incluye 100 metros de 1 mm² de sección.

Para el óptimo funcionamiento del sistema, el cable debe estar conectado al transmisor y debe formar un circuito ininterrumpido de 1 mm² a 2,5 mm² de sección, dependiendo de la longitud del circuito.

LONGITUD DE CIRCUITO - SECCIÓN DEL CABLE:
• De 100 a 300 m. de longitud, 1 mm² de sección.
• De 300 a 500 m. de longitud, 1,5 mm² de sección.
• De 500 a 1200 m. de longitud, 2,5 mm² de sección.

ASÍ FUNCIONAN LAS VALLAS INVISIBLES.
Se delimita el territorio asignado al perro con un cable que parte de un emisor.
El cable se puede colocar de cualquier modo, incluso puede ser enterrado para que ni se vea ni estorbe.
El perro lleva colocado un collar educativo.
Cuando el perro se aproxima a la zona donde se encuentra el cable, el collar emite un pitido para que el perro no continúe acercándose. Si persiste, se activa y administra al perro un pequeño impulso disuasorio que le obliga a retroceder.
El perro aprende rápidamente a respetar los límites de su territorio.
Se pueden crear zonas de cable que no emitan, para que el perro pueda circular libremente sobre el cable.
Durante los primeros días unas banderitas le ayudan a conocer sus límites. Luego se retiran.

También podría gustarte

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña